viernes, abril 15, 2011


De no ser porque de alguna forma ya pensaba así este libro me hubiera cambiado la vida. Lo que ignoraba es que esto se hubiera llevado a la práctica alguna vez. Cataluña, desde julio 1936 hasta lo sucesos de mayo de 1937. "...la gente se mantenía contenta y esperanzada. No había desocupación y el costo de la vida seguía siendo extremadamente bajo; casi no se veían personas manifiestamente pobres y ningún mendigo. Por encima de todo, existía fe en la revolución y en el futuro, un sentimiento de haber entrado de pronto en una era de igualdad y libertad. Los seres humanos trataban de comportarse como seres humanos y no como engranajes de la máquina capitalista. En las barberías había letreros anarquistas explicando enfáticamente que los barberos habían dejado de ser esclavos. En las calles había carteles de colores exhortando a las prostitutas a dejar su oficio. para alguien que procediese de la burlona y endurecida civilización inglesa, había algo casi patético en la literalidad con la que aquellos españoles idealistas interpretaban los gastados lemas de la revolución [...] En toda tienda y en todo café se veían letreros que proclamaban su nueva condición de servicios socializados; hasta los limpiabotas habían sido colectivizados y sus cajas estaban pintadas de rojo y negro. Camareros y dependientes miraban al cliente cara a cara y lo trataban como a un igual. Las formas serviles e incluso ceremoniosas del lenguaje habían desaparecido. Nadie decía señor, o don y tampoco usted; todos se trataban de «camarada» y «tú», y decían ¡salud! en lugar de buenos días."
"Yo estaba integrando, más o menos por azar, la única comunidad de Europa occidental donde la conciencia revolucionaria y el rechazo del capitalismo eran más normales que su contrario. En Aragón se estaba entre decenas de miles de personas de origen proletario en su mayoría, todas ellas vivían y se trataban en términos de igualdad. En teoría, era una igualdad perfecta, y en la práctica no estaba muy lejos de serlo.[...] muchas de las motivaciones corrientes en la vida civilizada —ostentación, afán de lucro, temor a los patrones, etcétera— simplemente habían dejado de existir. La división de clases desapareció hasta un punto que resulta casi inconcebible en la atmósfera mercantil de Inglaterra; allí sólo estábamos los campesinos y nosotros, y nadie era amo de nadie[...]duró lo bastante como para influir en todo aquel que lo experimentara."


"Orwell me enseñó que una literatura desprovista de moral es inhumana." ha dicho Vargas LLosa en su discurso ante la Academia Sueca. Es exacto. Orwell es exactamente eso, una moral.

5 comentarios:

rhalonso dijo...

Para ponerle imágenes a la historia puedes tomar prestadas una de estas:

http://www.museoreinasofia.es/exposiciones/actuales/fotografia-obrera.html

No he ido a verla todavía, pero en breve me dejaré caer por allí.
Como siempre, descubriendo nuevas lecturas ;)

joselu dijo...

Uy, qué bueno. Ésta no me la pierdo. Además ya hace mucho que no voy al Reina Sofía y va apeteciendo. Un saludito Reb. ¿Cómo vas en la filmoteca?

rhalonso dijo...

Buff, hacía mucho que no pasaba por aquí... pues por la Filmo bien, un poco monotono, pero bien.
Todavía no he ido a ver la expo del Reina, pero a ver si este fin de semana saco un rato. ¿Qué tal por la Biblio? Besicos

joselu dijo...

Por la biblio muy bien o ¿te lo cuento?

Échale un vistazo a las páginas 6 y 7 a ver qué te parece
http://cnt.es/sites/default/files/378%20web.pdf

rhalonso dijo...

Sí, sí... lo de BNE lo he ido leyendo en las últimas semanas...
Y hace unos días que leí esas dos páginas que me dices.
Habrá que luchar para conseguir algo (lo que sea)
Ánimo!! besicos