sábado, diciembre 28, 2013

Canciones


I

No es que amanezcan  las verbenas de esta cabeza mía, 
no es que pretenda allanar las laderas de la fantasía, 
no es que llore al tiempo, al tiempo que a la muerte ría, 
ni siquiera digo que seas tú-me constan nuestras naderías-

No es eso. 
Es que rumbo y origen del universo 
he resuelto en este solo verso: 
-Te beso.

II


Sigo fiel tus derroteros, 
lleven mal donde me lleven.
Tu lugar será el sitio más  
precioso para mí, el más claro, 
el más fecundo; 
porque  no hay confines que delimiten 
la sensibilidad que te tengo, 
la probabilidad que me tienes. 

yIII



Iré a verte como un niño
que va a la plaza el domingo.

Iré ya pensado y en silencio clamoroso.

Iré sencillo y dichoso, 
aquilatando el encuentro, 
avalado por cien horas negras
consagradas a tu monumento.

miércoles, julio 10, 2013

El Alunado

El Alunado

No te veo y estás ahí,
tratando de ser y estar siempre
del lado del lado izquierdo
de tu pecho. Eres egoísta de mí
pero suavemente, sin frenesí.
No te veo pero te siento
o te presiento aquí de lejos
o de cerca te olvido con
tus manos entre mis manos.
Prendidos sí que somos un futurible,
con las manos entrelazadas
ya somos ausencia o acaso
un vertigo de dicha súbita.
No te veo pero me estás
cegando de luz dormida
-de tierna que eres previsible-
acariciadora luz en vislumbre,
oda a la libertad de estar
entre tu cielo
monótono y nebuloso.

El Invicto

El Invicto

Eres mi igual y mi otra,
la compañera auténtica,
la que viene trenzada a mí
igual que la noción de territorialidad al homo sapiens.
La comparación puede no ser apropiada
pero es exacta
como grande es mi dicha cuando te canto Victoria al oido
y te ries o enarcas las cejas
igual que Cleopatra.

lunes, julio 08, 2013

El Dipsómano

El Borracho

Era yo,
y quiso serlo por otro,
mas, cuánto daría hoy por deshacérmelo.
Ahora recoge tú los escombros,
las adherentes pelusas del que lo hizo.
No hables, ¡calla!
que no me oiga ese fantasma
metamorfoseado de quien ha sido,
mi intruso.

martes, junio 25, 2013

Algo más que una denuncia al régimen del general Odría (Perú, 1950-56), algo más que una respuesta a la pregunta "¿en qué momento se había jodido el Peru?", algo más que una estructura y una técnica literaria compleja y depurada (a pesar de su apariencia casual y farragosa). Algo más que la vida de cuatro personajes dispares que convergen en una Lima sórdida y convulsa. Algo más que un reto al lector despierto, una colleja al lector adocenado. Algo más que un entretenimiento. Nada menos.

miércoles, mayo 08, 2013

El hombre en el tiempo



EL HOMBRE EN EL TIEMPO



Con un pie en el futuro y el otro en el pasado,
corres el riesgo en el presente
de descojonarte literalmente
                                                          

Tengo amigos que aseveran
que el futuro no existe,
que es incierto,
conjetural,
probable solo,
que le faltan alas que lo eleven,
raíces que lo afiancen a la tierra.
Yo les digo redondamente que no,
aunque  es probable que
que esté  perfectamente equivocado.

Fijaos en el presente si podéis,
piedra atada al cuello del futuro
que sumirá la esperanza en el fango primigenio.
La estrella que veis brillar en el espacio
ya ocurrió hace miles de años,
este instante en que intento demorarme
ya es pasado cuando de él tengo noticia,
resuenan ecos ancestrales en las
palabras que afanosamente combino.

En resumen:
que el futuro sucederá,
que el presente no es,
que al pasado vamos.
Y tú y yo (y cualquiera)
somos un breve segmento de historia
que seguirá descojonándose literalmente.

martes, abril 16, 2013

 Son narraciones del mismo género que las de Conan Doyle, género que se inicia, según se dice, con "Los crímenes de la calle Morgue" de Poe . Lo que me gusta de Chesterton, y creo que lo diferencia de Conan Doyle, es su sentido del humor sutilísimo. Aunque los cuentos detectivescos suelen ser muy similares, con la misma estructura, muy mecánicos y cuando le coges el truco se vuelven previsibles, Chesterton se las arregla para que con él no sea así ¿cómo? narra cada historia desde distintos ángulos, puntos de vista, se ciñe menos al corsé del típico relato policíaco, es más verosímil debido a que lo basa todo en el sentido común. El problema es que ahora cuando veo la serie "Los misterios de Laura" ya sé quien es criminal antes de que acabe

domingo, marzo 17, 2013

Con un lenguaje claro, en un estilo periodístico, asequible para cualquier lector, Dulce Chacón nos cuenta las experiencias carcelarias de Hortensia, Reme, Tomasa... en el Madrid de los años de guerra y posguerra. La lucha de resistencia guerrillera, encarnada aqui en la persona de Paulino "El chaqueta negra" y Felipe, marido de Hortensia, en relación con la fuerte represón franquista en la calle y en la carcel de Ventas. Nos enseña cómo se puede, como se debe mantener la dignidad individual y colectiva aun en las circunstancias más infames.
Novela de poeta, donde la trama, el argumento es menos importante que las ideas, los sentimientos.