jueves, mayo 17, 2012


        Nuestras vidas como rectas secantes. Las personas que un día son nuestro todo, el codo con codo de nuestro día a día, en un instante desaparecen inevitablemente. Lo cercano siempre se aleja. Nuestra historia son unas monedas que nos son dadas y que debemos atrevernos a gastar. El amor servido en bandeja de plata encierra una trampa. El profesor de filosofía nos hace pensar con Schopenhauer que no somos más que topos excavando umbrias galerías para no obtener más recompensa que un poco de comida; un negocio, en definitiva, que no cubre gastos. El primo Raimundo es alguien que siempre será feliz allí donde no este, la esperanza lo embelesa. El señor Rodó es mi personaje. Me resulta inquietantemente cercano, turbadoramente interesante, en lo que dice y en lo que calla y no solo por ser bibliotecario en la Biblioteca Nacional. Encarna el eterno dilema entre el deseo y la realidad.

2 comentarios:

diego dijo...

Hey Joselu.
Muy buenas las palabras que citas y qué razón llevan.

Quiero agregar tu blog a un directorio de blogs amigos de "diegosax". Lo puedes ver en www.directoriopax.com

Para agregarlo solo rellena esto, ok?
Un abrazo Joselu!
http://directoriopax.blogspot.com.es/p/agrega-tu-blog.html

directoriopax dijo...

Hey ya vi el mensaje.
Oberon, será publicado el 29 de Junio en www.directoriopax.com

Gracias Joselu!!

El otro día estuvimos de guitarreo y saxofoneo, ¡quedó genial!
Para la próxima, ya lo puedes ir apuntando.

Un abrazo!!!