viernes, marzo 18, 2011


Este es uno de esos libros a los que conduce "Las armas y las letras". Acabo de acabarlo y estoy encantadoramente encantado.
Es una novela-ensayo (literatura e historia abrazadas y confundidas) dividida en tres capítulos, tres partes, tres historias que giran en torno a un solo acontecimiento: el fusilamiento fallido en enero de 1939 del escritor y político falangista Rafael Sánchez Mazas. Se cuenta también su posterior vivencia como forajido y refugiado en masías y pajares hasta la entrada de los nacionales en Gerona. No quiero contar más. El libro está lleno de emoción, de humanidad. Siendo su planteamiento muy literario, la historia narrada es muy real, por lo que divierte e instruye al mismo tiempo. Un libro magnífico.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas noches muchacho. Espero que te encuentres bien.
Ya he visto la película hace algunos años. Pena no haberme leído el libro con anterioridad.
Mandarte un saludo desde el curro.

Landasky

joselu dijo...

Hola Carlos,
te mando un saludo también desde el curro.
He visto la película y creo que no desmejora la novela. Las dos son buenas. Aunque claro, surje el eterno debate de si libro o peli, si únicamente libro o si libro y peli pero solo en este orden.
Por mi parte pienso que son cosas distintas; cine y literatura son artes diversas, con naturaleza y características bien diferenciadas. El lenguaje que emplean es diferente imagen/palabra. En una novela se puede analizar un tema, al cine no le queda otra que sintetizarlo. Por tanto no creo, desde la perspectiva del lector, que sea acertado esperar obtener de una versión o adaptación cinematográfica la misma sensación que has podido obtener como lector. La película no tiene por qué ser fiel al libro ya que cuando la historia llega al cine lo hace a través del tamiz del director de cine que, como es lógico, examina, interpreta, selecciona, discrimina o enfatiza los rasgos del texto original que más le interesan. Es más, aquel que quiera sentir de nuevo lo que ha sentido leyendo un libro lo mejor será no que acuda al cine sino al propio libro, a la relectura (y ni así sería lo mismo). En fin, que he aprovechado tu comentario para expresar estas ideas.

Antonio Cózar dijo...

Yo aún no he visto la peli, porque empecé el libro y quería esperar a terminarlo.

Lo malo es que lo dejé a medias hace mucho tiempo.

Quizás ahora sea un buen momento para retomarlo.

Un saludo para ambos.