viernes, junio 23, 2017

Claudia se levanta con swim. Salta de pie sobre la cama y después me besa, riéndose, mostrándome sus dientes grandes y rasgando sus ojos azules hasta hacer pensar  que el sonido de su risa emana de ellos. Claudia se rie por los ojos y luego derrama esa alegría azulada por las almohadas cuando apenas amanece. Así no hay manera de enemistarse con la luz del día, ni con la perspectiva de una pesada jornada de trabajo, ni con la M40, ni con la avería del coche nuevo...porque Claudia salta sobre el colchón celebrándolo todo-o tal vez celebrándome a mí tras la ausencia del sueño-, y me abraza, y me vuelve a besar agradecida. La felicidad siempre estará bajo sospecha pero me temo que con ella seré feliz toda la vida.

No hay comentarios: