miércoles, agosto 19, 2015

Natalie

Tuvo un principio,
sucedió aquella vez;
un lugar: el Valle de la Angostura,
con su rio canoro y
una claridad de verano imprudente.
Tuvo un principio, sí.
Lo incierto es el acabe,
que devenga su muerte o acaso el olvido.
Natalie con la pitbull entre sus muslos.
Natalie con la pitbull en el agua,
Natalie impetuosas sus piernas como la pitbull,
humana como la mirada de esta cuando volvía la cara
y sus ojos  eran el punto de fuga al que se precipitaba el camino.
Durante el Sexenio Revolucionario se respiró más serenidad
que en aquellas caderas del rio despojadas del pantalón mínimo
mientras sujetaba la pitbull montaraz.
No la podía mirar sin quemarme,
pero mi angustia no es, a fin de cuentas,
una forma que pueda modificar el destino,
porque estas cosas no caducan en una sola vida,
como tampoco pueden diluirse bajo un mismo viejo sol,
Natalie es lo eterno.

No hay comentarios: