jueves, enero 16, 2014

Carne revisitada



Carne revisitada

El cielo crispado de helicópteros,
los patios infligidos de líderes sirios…

pero el goce se repetía en los renovados besos de oro,
el prodigio se verificaba en la inmóvil penumbra encantada.

Qué lujoso desvalimiento concebir
un edén en este tugurio complacido.
Ojos y boca entreabiertos
a dulces palabras a media luz,
una suciedad siglo IX que dormitaba en todo:
y yo a salvo entre tus dientes,
besado por mil ángeles, mordido por mil serpientes;
sangro y vuelo.
Y la saliva se adensa como una culpa
y los relojes nos observan encantados,
y es grato vivir al deslumbre de aquello que nos quema.

Una vida muy agradable-se dijo 
renunciar a todo menos a estas alas.

No hay comentarios: