sábado, diciembre 28, 2013

Canciones


I

No es que amanezcan  las verbenas de esta cabeza mía, 
no es que pretenda allanar las laderas de la fantasía, 
no es que llore al tiempo, al tiempo que a la muerte ría, 
ni siquiera digo que seas tú-me constan nuestras naderías-

No es eso. 
Es que rumbo y origen del universo 
he resuelto en este solo verso: 
-Te beso.

II


Sigo fiel tus derroteros, 
lleven mal donde me lleven.
Tu lugar será el sitio más  
precioso para mí, el más claro, 
el más fecundo; 
porque  no hay confines que delimiten 
la sensibilidad que te tengo, 
la probabilidad que me tienes. 

yIII



Iré a verte como un niño
que va a la plaza el domingo.

Iré ya pensado y en silencio clamoroso.

Iré sencillo y dichoso, 
aquilatando el encuentro, 
avalado por cien horas negras
consagradas a tu monumento.