miércoles, julio 10, 2013

El Alunado

El Alunado

No te veo y estás ahí,
tratando de ser y estar siempre
del lado del lado izquierdo
de tu pecho. Eres egoísta de mí
pero suavemente, sin frenesí.
No te veo pero te siento
o te presiento aquí de lejos
o de cerca te olvido con
tus manos entre mis manos.
Prendidos sí que somos un futurible,
con las manos entrelazadas
ya somos ausencia o acaso
un vertigo de dicha súbita.
No te veo pero me estás
cegando de luz dormida
-de tierna que eres previsible-
acariciadora luz en vislumbre,
oda a la libertad de estar
entre tu cielo
monótono y nebuloso.

No hay comentarios: